¿Qué tener en cuenta antes de comprar una tarjeta gráfica?

Si tuviéramos que escoger una de las compras que puede presentar más problemas al usuario medio, la lucha estaría entre las cámaras digitales y las tarjetas gráficas. Desde su creación, el ordenador siempre ha tenido un lado “juguetón”, lado que no sólo no ha quedado oculto por la enorme importancia que estos equipos han cobrado en la organización del trabajo a nivel mundial, sino que ha crecido enormemente.

Tarjeta gráfica de ATI
Tarjeta gráfica de ATI

De hecho, la constante evolución del mercado de los videojuegos es el sueño y la pesadilla de cualquier jugador de PC, dado que a diferencia de las consolas, los desarrolladores van pidiendo más y más potencia de cálculo para mover sus juegos.

Esto hace que el sufrido amante de los videojuegos para PC tenga que realizar mejoras a su equipo cada cierto tiempo. Procesador, memoria, placa base, y, como no, tarjeta gráfica.

Es a la hora de cambiar su tarjeta cuando se le viene encima un aluvión de datos como filtrados, memoria, velocidad del bus, velocidad del procesador, y un largo etcétera de información técnica que puede agobiar al más entusiasta.

Vamos a condensar en 10 puntos lo que hemos de tener en cuenta a la hora de renovar nuestra tarjeta gráfica. No siempre comprarnos el modelo más caro va a ser lo más inteligente, por lo que atentos a los siguientes consejos, pueden ahorrarnos bastante dinero.

Tarjeta gráfica de nVidia
Tarjeta gráfica de nVidia

1.- ¿Qué ordenador tienes?

Lo hemos colocado como primer punto porque es realmente el crucial. Si disponemos de un ordenador tirando a limitado, no nos preocupemos por comprar la mejor tarjeta gráfica del mercado, porque no la vamos a aprovechar.

Ésta siempre debe ir a la par con la potencia de nuestro ordenador. Así, si queremos mejorar el equipo, comencemos siempre por cambiar la placa base, la CPU y la memoria RAM. La tarjeta ha de ser la guinda que hace que los juegos vayan a las mil maravillas.

2.- Escogiendo marca

En la actualidad existen dos marcas que dominan el mercado de las tarjetas gráficas: ATI y nVidia. La primera ofrece una gama de tarjetas llamadas Radeon, mientras que la segunda se ha hecho famosa con sus GeForce.

Aunque su funcionamiento es similar, lo cierto es que si tuviéramos que comparar lo que encontramos en el mercado, veríamos que las GeForce llevan una ligera ventaja en lo que respecta a prestaciones, aunque otros usuarios defienden que la calidad gráfica de las ATI es indiscutible.

Lo que debe hacernos decidir por una u otra es la fecha de salida de la última tarjeta al mercado, dado que si una marca lleva un tiempo sin sacar una de alta gama, lo más probable es que esté a punto de hacerlo, con la consecuente bajada de precios.

3.- Rendimiento 2D/3D

Aunque ya muchas tarjetas lo llevan, hay que comprobar si además de todas las características específicas como tarjeta aceleradora 3D, nuestra candidata dispone de decodificador MPEG-2 incorporado. Éste liberará al procesador de trabajo a la hora de reproducir DVD, lo cual resultará en una reproducción mucho más suave y de mejor calidad.

4.- Memoria

¿Tarjetas de 64 MB, 128 MB, e incluso de 256 MB? ¿Para qué queremos tanta memoria? Lo cierto es que aunque esta memoria sirve para almacenar texturas (los gráficos que se aplican a los modelos 3D en los juegos) y de esa manera liberar al ordenador de muchos cálculos, hay pocos juegos que hagan un uso real de toda la memoria disponible.

También es importante ver la velocidad del bus de datos, ya que no sólo queremos que se almacenen texturas en la memoria, sino que lo hagan a bastante velocidad, y que dicha información pueda circular con fluidez hacia la CPU de la tarjeta y de vuelta al ordenador.

En todo caso, muchos títulos ya establecen una cantidad mínima de memoria para texturas, que debe ser respetada si queremos que se ejecute con cierta fluidez.

5.- Procesador

Las tarjetas gráficas son pequeños ordenadores especializados únicamente en una tarea. Por ello, también disponen de un cerebro propio que se ocupa de todos los cálculos relacionados con el apartado gráfico de los juegos (o aplicaciones) que lo pidan.

Una CPU a bastante velocidad liberará de trabajo al procesador de nuestro ordenador, agilizando enormemente la ejecución del juego.

Antes de adquirir una tarjeta gráfica tenemos que tener muy en cuenta el ruido y el calor que provocan, ya que puede que vuestro ordenador no esté preparado para reducir dicho aumento de temperatura. Otro elemento muy importante es la salida de vídeo, si es dual, vamos a poder conectar nuestra tarjeta, tanto a una televisión normal como a una digital.

Ejemplo del filtrado
Ejemplo del filtrado

6.- Filtrado

Una de las tecnologías que más ha evolucionado en el mundo de los videojuegos en los últimos años ha sido el filtrado a través de hardware. Del rudimentario filtrado bilineal, que hacía que a medida que corríamos en un juego viéramos como las texturas iban cambiando de detalle dependiendo de lo lejos que estuviéramos de ellas, hemos pasado al trilineal y al anisotrópico, que eliminan este efecto, haciendo el movimiento mucho más natural.

En la actualidad, las tarjetas de alta gama incorporan el filtrado trilineal o, en algunos casos, el trilineal optimizado, capaz de cambiar a una especie de bilineal (llamado “brilineal”) cuando la imagen no requiere un nivel de detalle tan elevado.

Es importante, en resumen, que la tarjeta soporte las tecnologías de filtrado más modernas y no se quede únicamente con la bilineal, que ya está un poco obsoleta.

7.- Ruido y temperatura

Con el aumento de complejidad de las tarjetas gráficas, y especialmente en el caso de las más potentes, hay que tener en cuenta el ruido que éstas provocan y, sobre todo, la temperatura que hay que disipar.

Si nuestro ordenador no está bien refrigerado (sea porque lo tenemos en un sitio sin buena ventilación, porque está sucio, o porque está demasiado “poblado” de tarjetas y cables), el hecho de añadirle una nueva fuente de calor puede conseguir que nuestra CPU se caliente en exceso, causando los problemas típicos de cuelgues aleatorios.

8.- Monitor

Si la potencia de nuestro equipo debía ser un parámetro fundamental a la hora de escoger nuestra tarjeta gráfica, el monitor juega un papel casi tan importante. Si disponemos de uno de 14 o 15 pulgadas, no sirve de nada una tarjeta que va a poder mover a máxima calidad juegos a resoluciones de hasta 1600×1200, que no van a ser soportadas por nuestro monitor.

Esto es especialmente cierto en el caso de los monitores planos TFT, dado que están limitados a una resolución “óptima”. Si siempre vamos a jugar a la resolución estándar del monitor (1024×768), nos da igual comprarnos una tarjeta de alta gama o de gama media/alta, ya que vamos a conseguir resultados extremadamente parecidos.

9.- Software incorporado

No está de más echarle un vistazo al software que incluye la tarjeta. Dependiendo del precio, puede ir desde demos de juegos (o versiones limitadas), hasta juegos enteros y programas de visualización de DVD.

10.- Salidas de vídeo

Aparte de la salida RGB estándar para el monitor, muchas tarjetas cuentan ya con salidas duales, ya sea por la clásica S-Video analógica para poder conectarla a una TV, o las más modernas DVI para monitores digitales. De hecho estas salidas también nos deberían permitir establecer una configuración de pantalla múltiple.

¿Está todo algo más claro? Esperamos que la visita a la tienda, guía en mano, sea mucho menos problemática que si decidiéramos ir con las manos vacías.
Terra – Tecnología / Daniel Ventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: